Bruxismo por espasmo muscular o PMG

Bruxismo por espasmo muscular o PMG

¿Qué es el Bruxismo por espasmo muscular o PMG?

Bruxismo es el término con el que se conoce el rechinar de dientes ya sea durante el día o mientras se duerme. Se produce cuando se aprietan fuertemente los dientes superiores con los inferiores y además se mueven de atrás a adelante y viceversa, generalmente de forma inconsciente. A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber acerca de esta patología y el tratamiento para el bruxismo.
Bruxismo por Espasmo Muscular

Anatomía / Biomecánica

La articulación temporo-mandibular representa la unión entre la mandíbula y el hueso temporal. Consiste en una articulación sinovial y compuesta que realiza movimientos de rotación y traslación con deslizamiento. Las dos estructuras óseas que articula poseen dientes cuya forma, posición y función ejercen una influencia decisiva en la dinámica de la articulación.
Ésta formada por el cóndilo mandibular y superficie glenoidea del hueso temporal, separados éstos dos huesos por un disco articular que divide la articulación en dos compartimentos: espacio temporo-discal o compartimento superior y espacio cóndilo discal o compartimento inferior.

  • En el compartimento discal inferior tiene lugar el movimiento de rotación que son los primeros grados de apertura de la boca.
  • En el compartimento discal superior se produce la traslación del cóndilo mandibular junto con el disco articular que se ve arrastrado por los ligamentos fiscales colaterales. Éste movimiento de traslación puede ser:
    • Anterior o posterior: en los movimientos de apertura y cierre, y profusión (desplazamiento hacia delante de la mandíbula) y retrusión (desplazamiento hacia atrás de la mandíbula).
    • Lateral o medial: en los movimientos de desviación lateral ó deducción.

Diagnóstico de Bruxismo por espasmo muscular o PMG

El bruxismo es inconsciente hasta que se hace del conocimiento del paciente. El primer especialista en detectarlo es el dentista al observar el desgaste exagerado de los dientes (facetas) en áreas funcionales y desgaste moderado en áreas no funcionales, un ensanchamiento de las zonas oclusales y una reducción de la dimensión vertical de la cara. En este sentido, una ortopantomografía podría resultar útil en el diagnóstico: tomografía o estudio radiológico de la mandíbula.
En ocasiones, son los familiares quienes ponen en alerta al paciente en el momento que deja de ser silencioso y se vuelve sonoro y molesto. Al principio, el paciente «juega» con el contacto dentario sin fuerza ni contracción. Sin embargo, bajo un estado de tensión emocional se produce una mayor presión sobrepasando el umbral de los receptores periodontales a la presión y el paciente ya no está consciente ni tiene los músculos relajados.

Si el paciente desconoce el problema, es difícil obtener un diagnóstico a menos que pida ayuda a algún familiar para verificar la situación. Durante el sueño profundo del paciente, se le intenta abrir boca y separar los dientes con los dedos índice y pulgar. En estado normal de reposo, se abrirá la boca satisfactoriamente pero, en caso contrario, en tensión, se tornará difícil separar los mismos.
Las causas probables se encuentran en el cerebro y están asociadas al estrés emocional que se procesa durante el sueño Las situaciones breves de estrés en el entorno familiar o laboral también pueden exteriorizarse mediante el bruxismo. Por lo tanto, esta patología nocturna representa también una forma de alteración del sueño (parasomnia) y una prueba de polisomnografía podría resultar reveladora: evaluación del sueño y posibles transtornos en el mismo.

En algunos casos es una enfermedad del periodonto la causante de los problemas, así como una prótesis dental mal asentada (puentes, coronas, prótesis) o empastes pueden provocar rechinar o presionar los dientes. El bruxismo también puede aparecer debido a problemas ortopédicos que provocan posiciones incorrectas. Una posible causa neurológica puede ser, entre otros la esclerosis múltiple.
Para terminar es importante señalar que, en general, el bruxismo es un fenómeno frecuente que no se encuentra asociado necesariamente a una enfermedad psíquica u otra enfermedad grave.

Bruxismo por Espasmo Muscular o PMG

Es imprescindible la exploración poniendo en tensión el ligamento para observar el bostezo articular, es decir, si el ligamento es capaz de hacer su función o , por lo contrario, con el aumento de la tensión se “abre” la articulación. También es importante realizar una radiografía para descartar lesión ósea asociada.

Tratamiento del Bruxismo por Espasmo Muscular o PMG

La forma de tratar esta patología está relacionada con el riesgo de lesión dentaria y su posible afección muscular. En los casos más graves, es necesaria la colocación de una protección dental de resina o plástico, conocida como férula de descarga, para impedir la lesión permanente y afección de los dientes. Además desde sus primeros días de su uso, la férula de descarga elimina el dolor de mandíbula, de cabeza o de oídos, así como otras molestias que puedan haber aparecido debidas al desgaste de la musculatura de la mandíbula como, por ejemplo, los mareos debidos a la gran presión ejercida.

Impedir el bruxismo o rechinar de los dientes de forma consciente conlleva un alivio a largo plazo. Cuánto más se observe y corrija a sí mismo el afectado, mayor será la probabilidad de acabar con el problema. La posición correcta de las mandíbulas entre sí es la llamada posición flotante. Los músculos de masticación deben quedar relajados y los dientes de la mandíbula inferior y superior no deben tocarse. La distancia entre la mandíbula y el maxilar debe ser entre dos a tres milímetros. Los dientes sólo deben entrar en contacto al masticar.
La función del fisioterapeuta en éste caso también juega un papel muy importante. Las técnicas miofasciales, articulares y ejercicios activos de flexibilidad y por cadenas musculares junto con el ejercicio físico o actividades ayudan a relajar los diferentes tejidos para que disminuyamos al máximo esta tensión y no se acumule en forma de contracción involuntaria después.
Una valoración previa del médico y fisioterapeuta es fundamental para el devenir de la evolución.

No hay comentarios

Escribe un comentario