Causas y síntomas de la fractura de cúbito y radio

Causas y síntomas de la fractura de cúbito y radio

La fractura de cúbito y radio es una lesión frecuente en niños, que aparece como consecuencia de traumatismos y caídas. Es importante un tratamiento adecuado para que el paciente recupere la movilidad de la articulación.

¿Qué son el cúbito y el radio?¿Qué son el cúbito y el radio?

El cúbito y el radio se localizan en el antebrazo y son dos de los huesos principales del brazo. El cúbito es el hueso más interno, y el radio se localiza en la parte externa del antebrazo.

¿Qué función tienen el cúbito y el radio?

Estos huesos tienen especial importancia en la movilidad del brazo, ya que intervienen en los movimientos de flexión y extensión del codo y la muñeca. Así como, en el movimiento se pronosupinación del antebrazo, es decir, el movimiento que permite su rotación respecto a su eje longitudinal.

Por tanto, el cúbito y el radio, permiten la realización de movimientos que afectan directamente a las actividades del día a día del ser humano, tales como, escribir, peinarse o levantar un peso.

¿Qué es una fractura de cúbito y radio?

La lesión más frecuente en el cúbito y el radio es la fractura ósea, es decir, la rotura de ambos huesos o de uno de ellos. Estas lesiones suelen estar provocadas por traumatismos o por enfermedades degenerativas, que provocan el desgaste de los huesos y el cartílago, por ejemplo, la artrosis o la osteoporosis.

Síntomas de la fractura de cúbito y radio

Los síntomas que presenta el paciente con fractura de cúbito y radio suelen manifestarse mediante un dolor aguado en la zona, especialmente, durante la palpación del antebrazo. En muchos casos, el paciente puede presentar una deformidad en codo o muñeca.

Además, es habitual que el paciente presente inflamación en la zona, lo que suele desencadenar en inmovilidad de la articulación o rigidez, que impide realizar movimientos habituales.

Causas de la fractura de cúbito y radioCausas de la fractura de cúbito y radio

Las causas más frecuentes de la fractura de cúbito o radio, suelen ser traumatismos en el antebrazo o caídas en las que el peso del cuerpo se apoya sobre el brazo.

Además, son fracturas, que en pacientes de edad avanzada, aparecen como consecuencia de enfermedades degenerativas, que provocan el desgaste de huesos y cartílagos.

Tipos de fractura de cúbito y radio

En función de las características que presente la lesión del paciente, se diferencia distintos tipos de fracturas. En primer lugar, la fractura de Torus, que puede afectar al cartílago de crecimiento, pero no provoca desplazamiento óseo. En segundo lugar, se encuentra la fractura metafisaria y la fractura en tallo verde.
Por otro lado, se diferencia la fractura de Galeazzi, en la que se ven involucrados los dos huesos: el radio se desplaza y el cúbito sufre una luxación en la zona de la muñeca.

En último lugar, la fractura más grave, en la de Monteaggia, que afecta a los dos huesos del antebrazo. En este caso, el cúbito se fractura y el radio sufre una luxación en la parte superior.

Diagnóstico de la fractura de cúbito y radio

Cuando el paciente acude al médico especialista manifestando síntomas de fractura de cúbito y radio, en primer lugar, se realiza una palpación de la zona, en la que se podrá observar si existe afectación a tendones o nervios. Además, se estudiará la movilidad del paciente y las deformidades existentes.

En muchos casos, es necesario realizar pruebas complementarias diagnósticas para comprobar el alcance de la lesión. En la mayoría de pacientes, se realizan radiografías y resonancias magnéticas, que aportan información más minuciosa.

Tratamiento para fractura de cúbito y radio

Una vez que se ha realizado un diagnóstico correcto de la patología del paciente, el especialista elaborará un tratamiento adecuado. En la mayoría de los casos, es necesario inmovilizar el antebrazo del paciente, para ayudar a que los huesos suelden de manera natural. Para ello, se coloca una escayola o férula. Además, en caso de presentar dolor agudo, el paciente podrá ser pautado con tratamiento antiinflamatorio para aliviar el dolor.

En los casos más graves, en los que el tratamiento de inmovilización no haya funcionado, será necesario que el paciente se someta a una intervención quirúrgica, en la que se recolocarán los huesos de forma correcta y se fijarán mediante material quirúrgico.

Recuperación tras una fractura de cúbito y radioRecuperación tras una fractura de cúbito y radio

En el caso de este tipo de lesiones, la rehabilitación adquiere especial importancia, ya que permitirá al paciente recuperar la movilidad de la articulación y, por tanto, la realización de sus actividades habituales.

El tratamiento con fisioterapia es recomendable, supervisado por fisioterapeutas especializados, ofrece buenos resultados, ya que, promueve el fortalecimiento de la articulación y permite que el paciente recupere la movilidad de forma progresiva.

Como se ha explicado, es importante tratar este tipo de lesiones de manera adecuada, para evitar que se agraven y que afecten directamente a la calidad de vida del paciente, así como, a la realización de sus actividades habituales.

No hay comentarios

Escribe un comentario

1º consulta gratuita