¿Qué y cómo se previene la disquenia escapular?

¿Qué y cómo se previene la disquenia escapular?

La disquenia escapular es una lesión frecuente que afecta a gran parte de la población, y puede dificultar la realización de actividades del día a día. Es importante, tratarla de de forma adecuada para evitar lesiones en las zonas adyacentes.

Articulación escapulo-torácica y disquenia escapular

La articulación escapulo-torácica, tiene gran importancia en el cuerpo humano, ya que es la encargada de dar estabilidad y coordinación a la articulación del hombro y, además, es el punto donde confluyen varias inserciones musculares. Además, es una articulación que pone en funcionamiento a diferentes grupos musculares, ya que posee movimientos propios:

  • Protacción: movimiento mediante el cual, la escápula se desplaza hacia fuera.
  • Retracción: se produce cuando los omóplatos se acercan.
  • Elevación: al realizar el movimiento de elevación de los hombros, la escápula se desplaza hacia arriba.
  • Depresión: con este movimiento, la escápula se desplaza hacia abajo.

La disquenia escapular, es la alteración de la articulación escapulo-torácica. Es decir, es una alteración dinámica o estática de la posición de la escápula.

Muchas lesiones en las zonas de la clavícula y los hombros, se desarrollan a partir de una disquenia escapular.

Articulación escapulo-torácica y disquenia escapular

Síntomas de la disquenia escapular

Los síntomas más habituales que presentan aquellos pacientes que sufren de disquenia escapular, suelen estar relacionados con lesiones o molestias en la zona de los hombros. Las más comunes suelen ser:

  • Inestabilidad glenohumeral
  • Rotura de labrum
  • Lesiones del manguito rotador
  • Activación de puntos gatillo en el trapecio y el pectoral mayor

Tipos de disquenia escapular

En función de los síntomas que manifieste el paciente y la posición de la escápula, se pueden distinguir distintos tipos de disquenia escapular, siendo los más comunes:

  • Tipo 1: la escápula se inclina hacia delante, debido a que el ángulo inferior sobresale.
  • Tipo 2: en este caso, la escápula presenta una rotación interna excesiva, esto se debe a la prominencia del borde medial.
  • Tipo 3: los pacientes presentan el borde superior de la escápula excesivo, lo que provoca que encojan los hombros al realizar elevaciones de brazos.

Sea cuál sea el tipo de disquenia que se padezca, puede provocar desequilibrios en los músculos que forman la cintura escapular y en los músculos del hombro.

Cómo diagnosticar una disquenia escapular

Causas de la disquenia escapular

Las causas de la disquenia escapular, pueden ser muy variadas, pero como se ha visto, habitualmente, suelen estar relacionadas con lesiones en la articulación del hombro. Sin embargo, se pueden distinguir distintas causas, en función del punto de partida de la patología.

Una de las más habituales, suele ser la debilidad muscular de las fibras del trapecio, los músculos rotadores externos o el músculo serrato. A menudo la fatiga o la rigidez de éstos puede desencadenar una disquenia escapular.

Por otro lado, problemas de movilidad en la articulación escapulo- torácica o en la articulación de la clavícula, también podrían provocar disquenia escapular, o malas posturas que provoquen posiciones forzadas en estas articulaciones. Además, pacientes con enfermedades relacionadas con la columna vertebral, como hiperlordosis o hipercifosis, son más propensos a sufrir esta patología.

Cómo diagnosticar una disquenia escapular

Una vez el paciente presente síntomas, tales como dolor o molestias, de forma persistente en la zona del hombro, deberá acudir a un especialista en traumatología que pueda diagnosticar su patología.

Al realizar un estudio, se deberá tener en cuenta, en primer lugar, la postura e higiene postural del paciente que permita observar si existe o no una disquenia escapular. En caso, de existir disquenia escapular, tendrán que realizarse las pruebas pertinentes para descubrir cuál es la causa, y por tanto, poder aplicar el tratamiento adecuado.

Causas de la disquenia escapular

Pruebas para diagnosticar la disquenia escapular

A la hora de valorar a un paciente que presenta síntomas de una disquenia escapular, se realizan distintos estudios:

  • En primer lugar, se lleva a cabo una palpación, en la que el especialista palpa los bordes y músculos escapulares, en reposo y en movimiento, con el fin de detectar contracturas musculares que puedan dar pistas de la existencia de una disquenia.
  • En segundo lugar, se somete al paciente a varios ejercicios y posturas, en los que, en función de la posición visible que adquiera la escápula, se podrá ampliar la información. En este paso, algunas de las pruebas más habituales son: la compresión de las escápulas contra la reja costal, la observación del movimiento de las escápulas en movimientos de elevación o la prueba de rascado de Apley, en la que el paciente debe hacer el intento de tocar el borde medial inferior y superior de la escápula.
  • En función de los datos obtenidos, se pueden realizar otro tipo de pruebas, como radiografías o resonancias, que permiten observar la articulación de forma más minuciosa.

Tratamiento de la disquenia escapular

Uno de los tratamientos más efectivos para tratar esta patología es la fisioterapia, que permitan, en primer lugar, disminuir el dolor y las molestias que sufre el paciente.

La aplicación de tratamiento fisioterapéutico en el tratamiento de esta lesión, permite fortalecer la musculatura escapular y prevenir lesiones en las zonas adyacentes. En Rekovery Clinic contamos con especialistas en rehabilitación de la disquenia escapular y otras lesiones, que estudiarán cada caso y diseñarán un tratamiento con técnicas innovadoras, así como, en caso de ser necesario una rehabilitación y un plan de entrenamiento, con el objetivo de fortalecer la zona afectada.

Tratamiento de la disquenia escapular

Ejercicios para estabilizar la articulación escapular

Existen numerosos ejercicios, que permiten estabilizar y fortalecer la articulación escapulo-torácica y, por tanto, paliar los dolores. Algunos de ellos son:

  1. Ejercicio transnuca, para mejorar la fuerza, movilidad y estabilidad de la escápula.
  2. Estabilización escapular en suelo, que ayudará al paciente a potenciar el músculo serrato anterior.
  3. Estabilización escapular en pared, que ayudará a prevenir lesiones de hombro.
  4. Propiceción escapular con pelota, este ejercicio se centra en el trabajo del hombro y permite mejorar la estabilidad articular.

Como se ha podido observar, la articulación escapular es muy importante en el cuerpo humano y es fundamental mantenerla en buen estado. Ante la presencia de dolores o molestias, debemos acudir a un especialista, en Rekovery Clinic Fisioterapia en Madrid contamos con fisioterapeutas especializados que podrán ayudarte en el tratamiento de tu lesión.

No hay comentarios

Escribe un comentario

1º consulta gratuita