Hombro Congelado o Capsulitis Adhesiva

Hombro Congelado o Capsulitis Adhesiva

La capsulitis adhesiva, también conocida como “hombro congelado” u “hombro rígido” es una patología que genera dolor y problemas de movilidad en la articulación del hombro.

Es una de las lesiones más comunes en el hombro. Afecta en mayor proporción a mujeres entre 40 y 60 años y suele ocurrir en el hombro no dominante.

¿Por qué se produce la capsulitis adhesiva?

La articulación del hombro está formada por una cápsula de tejido conectivo que envuelve  huesos, tendones y ligamentos. Cuando ocurre la capsulitis, todo este tejido se endurece, lo que provoca rigidez, inflamación  y endurecimiento de  la articulación.

Las causas son desconocidas, aunque hay factores que predisponen a padecer de hombro congelado.

Síntomas de la capsulitis adhesiva Factores de riesgo para la capsulitis adhesiva

Las mujeres de mediana edad tienen mayores posibilidades de padecer capsulitis adhesiva, pero existen otros factores que determinan la aparición de capsulitis en el hombro, entre ellos:

  • Diabetes
  • Inmovilización del hombro por el tratamiento de una cirugía o fractura
  • Alteraciones de la glándula tiroides
  • Enfermedades cardiacas
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Lesión en el manguito rotatorio
  • Enfermedad de Parkinson
  • Accidentes cerebrovasculares
  • Antecedentes familiares

Síntomas de la capsulitis adhesiva u hombro congelado

Los síntomas del hombro congelado incluyen dolor continuo en la zona, sobre todo en el área externa del hombro, que puede dificultar el descanso. Además, se pierde  la movilidad en la articulación, lo que afecta a tareas del día a día.

Los síntomas varían dependiendo de la fase en la que se encuentre la capsulitis.

Fases del hombro congelado o capsulitis adhesiva

El hombro congelado cursa en tres fases diferentes, que pueden durar meses:

  • En la fase inicial, el congelamiento, se produce dolor en el hombro. A medida que este se vuelve más intenso, afecta también a la movilidad. Suele durar entre dos y nueve meses.
  • La segunda fase de la capsulitis adhesiva se caracteriza por la rigidez; el dolor disminuye  pero la movilidad también. Dura entre cuatro y nueve meses.
  • En la última fase, conocida como descongelado, la movilidad del hombro mejora y el dolor desaparece. La recuperación total tarda entre seis meses y dos años en llegar, aunque es posible que la amplitud de movimientos de la articulación quede reducida.

Factores de riesgo para la capsulitis adhesiva¿Cómo saber si tengo capsulitis adhesiva?

El diagnóstico de la capsulitis adhesiva debe realizarlo un profesional sanitario. Puede valerse de un examen físico y otras pruebas, como radiografías o resonancias magnéticas.

Es importante acudir  al especialista ante los primeros síntomas de dolor en el hombro, ya que un diagnóstico temprano siempre es beneficioso para su recuperación.

¿Cómo es el tratamiento para el hombro congelado?

La capsulitis adhesiva normalmente mejora por sí misma, aunque el tiempo de recuperación puede ser de hasta tres años.

El tratamiento inicialmente es conservador, a base de antiinflamatorios como el ibuprofeno y ejercicios de fisioterapia para recuperar la movilidad. En ocasiones, se inyectan esteroides como la cortisona directamente en la zona.

En un pequeño número de casos, si el paciente no mejora y los síntomas son severos, se valora la cirugía artroscópica.

El tiempo de recuperación de la capsulitis en el hombro puede ser de hasta un año, incluso con tratamiento. Es importante realizar en casa los ejercicios para la capsulitis de hombro  recomendados por el fisioterapeuta.

No suele ocurrir que la capsulitis se repita en el mismo hombro, pero podría darse  en el otro.

¿Se puede prevenir la capsulitis adhesiva?

Es complicado prevenir el hombro rígido, ya que no se conocen con certeza sus causas, aunque en ocasiones, está en nuestra mano hablar con un profesional sanitario y seguir sus instrucciones para reducir el riesgo de padecer el hombro rígido.

Si nos estamos recuperando de una operación o lesión de hombro que nos impida moverlo, podemos realizar ejercicios recomendados por un profesional sanitario para mantener la amplitud de movimientos.

Por otro lado, si tenemos diabetes o problemas de tiroides, será imprescindible seguir las pautas médicas referentes a medicación y estilo de vida.

Es fundamental un diagnóstico temprano para reducir los daños  y el dolor. Ante cualquier duda, acudir a un profesional  especializado en la articulación del hombro  que pueda ayudarle en su diagnóstico y recuperación.

No hay comentarios

Escribe un comentario

1º consulta gratuita