Rotura de menisco y fisioterapia

Rotura de menisco y fisioterapia

La rotura de menisco es una de las lesiones de rodillas más comunes. Normalmente se opta por el tratamiento mediante cirugía, sin embargo, existen tratamientos conservadores con fisioterapia, que aceleran los tiempos de recuperación y trabajan el fortalecimiento de la articulación del paciente.

Técnicas de fisioterapia para la rotura de menisco¿Qué es una rotura de menisco?

La rotura de menisco es una de las lesiones de rodilla más comunes, especialmente entre deportistas. Se produce por una rotura o un desgarro del fibrocartílago, que actúa como amortiguación entre la tibia y el fémur, conocido como menisco.

El menisco tiene una función fundamental en la articulación de la rodilla, ya que ayuda a distribuir el peso en la articulación y afecta, directamente, en su estabilidad.

Causas de la rotura de menisco

En función del factor que provoca la rotura de menisco, existen diferentes causas, sin embargo, todas tienen un factor común y, es que generalmente, la rotura se produce tras un movimiento brusco de la rodilla.

Tratamiento de fisioterapia para la rotura de meniscoEn primer lugar, se pueden diferenciar las causas degenerativas, en este caso, la rotura del menisco se produce por un desgate del cartílago que, suele ser común, en pacientes de enfermedades degenerativas, tales como la artrosis o la osteoporosis. Estas roturas son comunes en personas de edad avanzada.

Por otro lado, se diferencian las roturas traumáticas, que están producidas por un impacto. Y, por último, las roturas mecánicas, que se deben a malas posturas o disposición de la articulación, que provoca un mal funcionamiento de la misma. Este tipo de roturas son más comunes entre deportistas.

Síntomas de la rotura de menisco

Los síntomas de la rotura de menisco son muy característicos. En primer lugar, es común que el paciente presente dolor en la zona que, en muchos casos, va acompañado de inflamación.

Además, los pacientes suelen presentar inmovilidad y debilidad articular, lo que les impide, en muchos casos, realizar actividades habituales, incluso, en algunos casos caminar.

Tratamientos de la rotura de menisco

Una vez se ha diagnosticado una rotura de menisco, lo más habitual es que el paciente sea pautado con un tratamiento de antiinflamatorios, con el objetivo de reducir la inflamación y aliviar el dolor.

En algunos casos, es necesario someter al paciente a una cirugía, en la que puede extraerse el menisco completo o, en otros casos, se realiza una sutura del menisco roto.

Tratamiento de fisioterapia para la rotura de menisco

Uno de los tratamientos más efectivos para las roturas y fracturas de menisco es la fisioterapia, que se puede aplicar en diferentes momentos. En algunos casos, la rotura se trata de forma primaria con fisioterapia, para evitar que el paciente sea sometido a una cirugía. En los casos en los que se interviene al paciente, se realiza un tratamiento con fisioterapia posterior a la cirugía para rehabilitar la articulación.

El tratamiento con fisioterapia presenta numerosos beneficios, ya que fortalece la articulación, evitando su cronificación, además, contribuye a la recuperación de la movilidad y al alivio del dolor

Técnicas de fisioterapia para la rotura de menisco

El tratamiento con fisioterapia se centra en ejercicios para recuperar el fortalecimiento y la estabilidad de la articulación, con el objetivo de que el paciente pueda recuperar sus actividades habituales. Además, el tratamiento con fisioterapia trata de evitar el sedentarismo, para que el paciente no pierda capacidad muscular.

Algunas de las técnicas empleadas en fisioterapia son la liberación de adherencias de los tejidos de la articulación y masajes drenantes para la evacuación y reabsorción del líquido inflamatorio.

Ejercicios de fisioterapia para rotura de meniscoAdemás, en algunos casos se aplica electroestimulación, para reducir el dolor y la inflamación. Mediante unos parches colocados sobre la articulación del paciente, se generan impulsos eléctricos, con el objetivo de restablecer la movilidad de músculos, ligamentos y tendones, y que el paciente recupere el tono muscular en un período corto de tiempo.

Los tratamientos con fisioterapia son recomendables, porque trabajan el fortalecimiento de la articulación y la recuperación de la movilidad. Para ello, es importante, que el especialista estudie el caso del paciente y diseñe una tabla de ejercicios adaptados a las características del paciente.

Ejercicios de fisioterapia para rotura de menisco

Como se ha comentado, la fisioterapia evita que el paciente pierda el tono muscular. Se centra en el aumento de la fuerza muscular y en ejercicios propioceptivos para trabajar el equilibrio, es decir, aquellos ejercicios que estimulan los receptores nerviosos que se encuentran en los músculos y las articulaciones.

Además, en muchos casos, se lleva a cabo una reeducación de la marcha, con el objetivo de corregir aquellas posturas que suponen posiciones forzadas para las articulaciones y, que pueden hacer que el paciente recaiga en la lesión.

Beneficios de tratar la rotura de menisco con fisioterapia

Como se ha explicado, los tratamientos con fisioterapia en casos de rotura de menisco presentan muy buenos resultados en los pacientes. Además, son tan eficaces como la cirugía y los tiempos de recuperación son más cortos.

Además, se centran en el fortalecimiento de la articulación, lo que hace que el paciente no pierda tono muscular, y pueda recuperar, casi en su totalidad, sus actividades habituales.

Como se ha explicado, el tratamiento con fisioterapia para la rotura de menisco puede ser muy beneficioso para el paciente, sin embargo, es importante elegir un profesional adecuado que estudie y diseñe el tratamiento adecuado para cada paciente.

No hay comentarios

Escribe un comentario

1º consulta gratuita