Rotura fibrilar de aductores

Rotura fibrilar de aductores

¿Qué es una Rotura Fibrilar de aductores?

La rotura muscular y su evolución depende en gran medida del grado de afectación. Por este motivo, es interesante definir esta lesión según sus grados ya que la recuperación depende en gran parte de la cantidad y tamaño del tejido lesionado. Así pues definimos 4 estadios de lesión muscular.

  • Grado 0: Contractura y/o DOMS. Buen pronóstico de uno a tres días.
  • Grado I: Microrrotura y/o elongación. Afectación de pocas fibras musculares. Pronostico de tres a quince días.
  • Grado II: Afectación importante de fibras musculares, aparición de hematoma interno y/o externo. Pronostico de tres a ocho semanas.
  • Grado III: Gran afectación de fibras musculares o desinserción completa. Pronostico de ocho a doce semanas.

Rotura Fibrilar de Aductores
Es importante también especificar la zona donde se produzca la lesión ya que los tiempos y protocolos de actuación varían de unas zonas a otras.

Anatomía / Biomecánica

Se definen tres músculos bien diferenciados:

  • El aductor mayor: trascurre desde el borde externo de la rama isquiopubiana insertándose a lo largo de la parte medial del fémur.
  • El aductor corto: delante del aductor mayor. Desde el pubis hasta borde interno del fémur
  • El aductor largo: delante del aductor corto. Desde el pubis hasta borde interno del fémur.

Diagnóstico de la Rotura Fibrilar de Aductores

El diagnostico en un primer momento se basa en una correcta anamnesis así como una adecuada inspección. Es fundamental que el paciente te explique lo que ha sentido y cuál ha sido el mecanismo lesional. Aspectos básicos durante la exploración física como la presencia de discontinuidad en el perfil de la masa muscular, la presencia de puntos dolorosos, el dolor a la contracción muscular o al estiramiento pueden ser claves para un correcto diagnóstico.

Rotura Fibrilar de Abductores

Posteriormente, los estudios de imagen como la ecografía o la resonancia magnética pueden ser de utilidad para confirmar el diagnóstico y definir la magnitud de la lesión.

Tratamiento de la Rotura Fibrilar de Aductores

El tratamiento depende, como ya hemos hablado anteriormente, de la zona lesionada y la magnitud de la misma. No obstante, es fundamental conocer los tiempos de cicatrización y respetarlos dándole al musculo la mayor funcionalidad y movilidad posible en cada una de las fases.
En una primera fase (3 primeros días tras rotura) consiste en reposo deportivo, hielo, compresión, elevación de la pierna.
En una segunda fase (aproximadamente del 3 al 5 día):

  • Movilización.
  • Progresivamente iniciaremos la activación muscular controlada e indolora, buscando solo la ligera molestia.
  • Progresivamente iniciamos el estiramiento indoloro.
  • Trabajo complementario de otras estructuras: fundamental en este tipo de lesiones el trabajo lumbopelvico para prevenir futuras apariciones de pubalgias.

De aquí en adelante y en función del grado lesional, el trabajo irá en aumento progresivo exigiendo cada vez una mayor tensión al tejido cicatricial y a la estructura dañada.

Tratamiento médico:

  • AINEs
  • PRP
No hay comentarios

Escribe un comentario