Prótesis y órtesis: prevención y tratamiento

Prótesis y órtesis: prevención y tratamiento

En la actualidad, los tratamientos con implantación de prótesis u órtesis son muy habituales en las consultas de traumatología. El paciente debe ser evaluado por el especialista, para realizar un diagnóstico completo y aplicar el tratamiento más adecuado.

¿Qué es una prótesis?

Se conoce como prótesis aquel dispositivo artificial que se implanta, en la mayoría de los casos, mediante una intervención, con el objetivo de reemplazar cualquier parte del cuerpo del paciente que se encuentre dañada. En algunos casos, se coloca en el lugar de partes del cuerpo que no existen, porque han sido extraídas o que no se han desarrollado de manera correcta por anomalías congénitas.

Este implante cumple la función de la parte del cuerpo reemplazada, permitiendo al paciente, realizar actividades cotidianas.

¿Qué tipos de prótesis existen?

En función de sus características y los objetivos que se pretendan conseguir con su colocación, se pueden diferenciar distintos tipos de prótesis. En primer lugar, se puede establecer una primera clasificación de las prótesis en función del material: plástico, aluminio, metal o resina.

Existe una segunda clasificación, que hace referencia al modo de colocación de la prótesis. Por un lado, se diferencian las endoprótesis que, son aquellas que precisan de una intervención quirúrgica para su colocación y las exoprótesis, en este caso, el paciente puede retirar y colocar el implante.

Por último, en base a las características de la prótesis, se puede realizar una tercera clasificación. La prótesis será total, si sustituye a la articulación en su totalidad, o será parcial si, únicamente sustituye una parte de la articulación afectada. Por otro lado, se diferencian las prótesis movibles, en caso de que el paciente pueda colocarla y retirarla, y las fijas, aquellas que se colocan mediante intervención y que no pueden retirarse.

¿Cuándo se coloca una prótesis?

Antes de la colocación de una prótesis, el paciente tendrá que ser evaluado por un traumatólogo especialista. Las prótesis son recomendadas para pacientes de edad avanzada con enfermedades degenerativas, tales como artrosis u osteroporosis, cuyos huesos y cartílagos han sufrido desgaste. En estos casos, es habitual la colocación de una prótesis de cadera.

También se puede valorar la colocación de una prótesis, en pacientes que han sufrido traumatismos o accidentes y han sufrido lesiones óseas, que generan incapacidad y afectan a su calidad de vida.

¿Qué es una órtesis?

Una órtesis, es aquel dispositivo externo, que se coloca para modificar aspectos funcionales del sistema locomotor. Al contrario que las prótesis, no requieren de una intervención quirúrgica y puede ser colocados y retirados por el propio paciente.

¿Qué tipos de órtesis existen?

En función de sus características y del objetivo con el que se prescriban existen diferentes tipos de órtesis. En primer lugar, las órtesis estabilizadoras, son aquellas que inmovilizan la parte del cuerpo afectada, proporcionando reposo. Entre ellas, una de las más comunes, son las férulas o escayolas. Las órtesis funcionales, son similares a las anteriores, pero son semirígidas y permiten la movilidad de la zona de forma gradual.

Por otro lado, se diferencian las órtesis correctoras, que se colocan con el objetivo de corregir posturas que pueden provocar o agravar lesiones, así como las órtesis protectoras, que protegen las articulaciones afectadas de lesiones.

¿Cuándo se coloca una órtesis?

Como se ha explicado, el objetivo de una órtesis es modificar y corregir posturas, que, a corto o largo plazo, pueden ser lesivas para el paciente. Además, las órtesis pueden ser prescritas en caso de fracturas o lesiones, así como, en procesos de rehabilitación, en los que limitan la movilidad del paciente, evitando posiciones bruscos o movimientos excesivos.

¿En qué se diferencian la prótesis y órtesis?

Tal como se ha podido extraer, la principal diferencia entre una prótesis y una órtesis, es que la primera sustituye o reemplaza a la zona dañada, mientras la órtesis, simplemente, es un apoyo externo, que ayuda a prevenir o tratar lesiones. La órtesis no requiere intervención y puede ser manipulada por el paciente.

Además, las patologías tratables con cada una de ellas, son distintas, ya que las prótesis son muy útiles en el tratamiento de enfermedades degenerativas, mientras las órtesis son recomendadas para tratar fracturas o lesiones de menor gravedad.

¿Para qué pacientes se recomienda una órtesis o una prótesis?

En la actualidad, casi cualquier paciente, puede ser candidato para la implantación de una prótesis o una órtesis. En cualquier caso, se debe acudir a un traumatólogo especialista que evalúe la lesión del paciente y realice las pruebas diagnósticas necesarias.

En el caso de las órtesis, deben ser supervisadas por un especialista, pero puede ser tratamientos no invasivos muy útiles para corregir posturas, que ayuden a prevenir lesiones, así como aliviar dolores.

Como se ha explicado, en muchos casos, la colocación de una prótesis o una órtesis, puede mejorar de forma notable la calidad de vida del paciente, permitiéndole realizar actividades cotidianas.

 

 

 

 

2 Comentarios
  • Fisioterapeuta Zaragoza
    Publicado 21:11h, 06 febrero Responder

    Excelente artículo sobre las protesis y sus diferencias con ortesis. Os felicito por el blog.

    • Rekovery Clinic
      Publicado 09:37h, 08 febrero Responder

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

Escribe un comentario

1º consulta gratuita